ESTUDIO TÉCNICO DEL IESS DEFINIRÁ FUTURO DE LAS CASAS COLECTIVAS

Como parte de la política de recuperación de espacios públicos, el Gobernador del Guayas, Julio César Quiñónez, mantuvo la mañana de este lunes una reunión de trabajo con varias instituciones del Estado para abordar la problemática en las casas colectivas de José Mascote y Gómez Rendón.

Entre los organismos competentes acudieron el Instituto de Seguridad Social, Ministerio de Salud, MIES, La Secretaría Técnica Antidrogas, Ministerio de Educación, Secretaría de Gestión de Riesgos, CNEL, Interagua, Policía Nacional y el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

Durante la reunión se definieron varios aspectos que forman parte de la intervención integral e interinstitucional en las casa colectivas, entre ellos la realización de un censo psicosocial, donde se defina la cantidad real de personas del sector, el número de departamentos que conforman las edificaciones y las condiciones de vida de las personas que habitan en el sitio.

«Se realizará un censo con la Universidad de Guayaquil para tener información socioeconómica. Se ayudará a las familias que realmente necesiten, se debe tener un plan de pago de todo lo adeudado», sostuvo Quiñónez mediante rueda de prensa.

Adicionalmente, el Consejo Ejecutivo del IESS efectuará un estudio de las condiciones en que se encuentran los cuatro bloques que conforman las casas colectivas de José Mascote y Gómez Rendón.

Por su parte la máxima autoridad en la provincia recalcó que dependiendo de los resultados que se obtengan del análisis realizado por el IESS se tomará la decisión para la demolición o restructuración de la fachada de las casas colectivas.

«Es nuestro deber devolverle a la ciudadanía derecho de transitar libremente y poder tener una vida segura en los alrededores. La decisión es firme: Vamos a recuperar ese espacio público para Guayaquil», recalcó el Gobernador del Guayas.

Las casas colectivas tienes 63 años de creación, tienen 4 bloques cuya estructura es mixta de tres pisos de madera, en franco deterioro por humedad y techos de zinc con agujeros apolillados.

«Si existe la posibilidad de realizar una reubicación se tomará en cuenta a quiénes realmente necesiten y hayan vivido por años en las casas colectivas. No llegaremos a convenios con familias que no se comprometan a pagar lo adeudado al IESS, CENEL e Interagua», finalizó Quiñónez al anunciar el requisito que deberán cumplir las personas que habitan en el lugar y requieran de la ayuda.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *